martes, 20 de octubre de 2009

La niña y la perra en celo

Una nena le pregunta a la madre si puede sacar a dar una vuelta a la perra. rnLa madre le pide que consulte con su padre que esta trabajando en el garaje, porque cree que la perra está en celo y podría ser peligroso. La niña obedece y le pregunta a su padre, el que responde, bueno - pero como la perra esta enrncelo le pasaremos un poco de gasolina por el lomo para disminuir su olor y no tentar a los perros. Hecho esto, la niña le coloca la correa a la perra y parte de su casa con ella. A la media hora la nena vuelve con la correa en la mano y el padre alarmado pregunta por la perra. Ella responde: - Se quedó sin gasolina en la otra cuadra y hay un perro muy amable que la trae empujando-.

Separando perros

Una señora estaba cansada de ver una pareja de perros realengos que se larnpasaban a todas horas "en esos menesteres" al frente de su casa. Un día se hartó y decidió llamar a la policía, pero el oficial le dijo que ellos nada podían hacer. Luego ella recordó que uno de sus vecinos era doctor en veterinaria y lo llamó por teléfono:- Mire, ¿ya ha visto la pareja de perros realengos que se la pasan... bueno, usted sabe... aquí al frente de mi casa? ¿Qué me recomienda para que se vayan a otro lado a hacer lo suyo?- Pues trate de espantarlos con una escoba o algo así...La señora cuelga y trata de asustar a los perros con su escoba, pero de nada sirvió, así que volvió a llamar al doctor:- Traté lo de la escoba pero siguen ahí, ¿qué más puedo hacer?- Pues écheles agua fría encima, quizás eso resulte...Ella se prepara su cubito de agua fría, se les acerca y les vira toda el agua encima, pero los perros seguían en lo suyo como si nada. La señora, ya desesperada, vuelve a llamar al vecino.- Ay mire, he tratado todo lo que usted me ha dicho pero no sirve de nada... ¿no tiene otra sugerencia para que dejen eso?- Pues trate llamándolos por teléfono.- ¿Llamarlos por teléfono? ¿Y usted cree que eso funcione?- Bueno, hoy conmigo ya ha funcionado tres veces...